Vall d’Hebron utiliza la robótica para operar a afectados por apnea del sueño

El equipo del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario Vall d’Hebron ha operado con éxito a siete pacientes afectados por el Síndrome de la Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS) con una técnica de cirugía robótica que es pionera en Cataluña.

Según ha informado el hospital, el uso de esta técnica, el Sistema Da Vinci, permite que la intervención en la hipofaringe y la base de la lengua, lugares donde la patología produce una obstrucción importante y que son de difícil acceso por vía convencional, sea menos invasiva.

Esta tecnología robótica también permite reducir el tiempo de la intervención hasta los 90 minutos, así como las secuelas estéticas y funcionales posteriores en el paciente, y la estancia hospitalaria media.

El doctor Juan Lorente, jefe del servicio, ha asegurado que esta intervención supone “un paso adelante en la evolución de la cirugía mínimamente invasiva” en las patologías que afectan la faringe, ya que mejora la visión del cirujano en la zona que debe intervenir y aporta mayor libertad de manipulación de los instrumentos.

La apnea obstructiva del sueño o SAOS es una patología que interrumpe completa o parcialmente el flujo de aire durante la noche, y se trata de una afectación de la salud vez más frecuente en el mundo desarrollado que está relacionada con enfermedades graves como la diabetes, el infarto de miocardio o la hipertensión pulmonar.

Esta patología prevalece en el 4 y 6 % de los hombres y en el 2 y el 4% de mujeres, y actualmente afecta a entre 1 y dos millones de personas en España, aunque solo se diagnostican y tratan entre el 5 y el 9 % de estos casos.

El primero de los pacientes intervenidos por el equipo del doctor Lorente, un hombre de 43 años, recibió el alta médica a los cuatro días de la intervención, de la que se recuperó con éxito, y tras éste se ha operado a otros seis pacientes con resultados igualmente satisfactorios. EFE

Anuncios

Crean músculos para robots más potentes que los de los animales

  • Hechos de materiales flexibles y económicos, podrían revolucionar la forma de moverse de las máquinas
Crean músculos para robots más potentes que los de los animales
Los nuevos músculos artificiales son capaces de coger con delicadeza objetos tan frágiles como una frambuesa (Keplinger Lab / University of Colorado Boulder)

Un equipo de investigadores de la Universidad de Colorado en Boulder ha inventado un nuevo tipo de músculos artificiales más potentes y resistentes que sus equivalentes biológicos. Según publican hoy en dos artículos en las revistas Science y Science Robotics , están fabricados con materiales muy económicos –su coste oscila entre los diez centavos y los tres dólares– y tienen el potencial para ser tan versátiles como los músculos de los animales, que pueden proporcionar desde la precisión milimétrica de las manos de un cirujano hasta la fuerza bruta de un caballo de tiro. Aplicados en robótica, podrían revolucionar la forma de moverse de los robots médicos e industriales y abrir la vía a nuevos tipos de prótesis más parecidas a las extremidades humanas.

Los nuevos dispositivos, que reciben el nombre de actuadores HASEL –los actuadores son piezas robóticas capaces de moverse– están formados por envoltorios flexibles de plástico o silicona rellenos de un aceite vegetal, por ejemplo de colza, y recubiertos de un hidrogel que conduce la electricidad. Al recibir una descarga el aceite, que es aislante eléctrico, se desplaza y provoca que el músculo se deforme, lo que genera la contracción.

Los nuevos músculos artificiales podrían revolucionar la forma de moverse de los robots médicos e industriales y abrir la vía a nuevos tipos de prótesis más parecidas a las extremidades humanas

Los actuadores HASEL (las siglas en inglés de “actuadores electrostáticos amplificados hidráulicamente capaces de autorrepararse”) pesan tan solo unos pocos gramos, pero pueden levantar garrafas de varios kilos sin romperse y aguantar esfuerzos que desgarrarían los músculos de los mamíferos. Además, la potencia de contracción se puede adaptar según el voltaje de la descarga eléctrica: también son capaces de coger con la mayor delicadeza objetos tan frágiles como un huevo o una frambuesa.

“Nos hemos inspirado en las asombrosas capacidades del músculo biológico”, declara Christoph Keplinger, director de la investigación, en un comunicado de la Universidad de Colorado. Nuestros músculos también se contraen en respuesta a un estímulo eléctrico, y la fuerza con la que lo hacen depende de la intensidad de la descarga. “Al igual que el músculo biológico, los actuadores HASEL pueden reproducir la adaptabilidad del tentáculo de un pulpo, la velocidad de un colibrí y la fuerza de un elefante”, remarca Keplinger.

Otra similitud con los músculos animales es que el propio material puede sentir cuán estirado o contraído está, lo que ayudará a controlar el movimiento cuando los investigadores apliquen los músculos a robots complejos, sin necesidad de sensores, explica por correo electrónico Eric Acome, autor principal del artículo de Science. Por otra parte, a diferencia de otros dispositivos robóticos basados en materiales sólidos, el aislante líquido de los nuevos músculos es capaz de regenerar sus capacidades inmediatamente después de sufrir una sobrecarga eléctrica.

El equipo de Keplinger ha desarrollado tres tipos de actuadores. El primero, con forma de donut, es útil para coger objetos, ya que la descarga eléctrica hace aumentar su grosor. Este prototipo es también el más resistente, ya que puede aguantar más de un millón de contracciones sin romperse. El segundo prototipo de músculo es una lámina rectangular que se estira al recibir voltaje. Los investigadores lo han acoplado a un brazo mecánico y han logrado que hiciera la función de un bíceps.

Al igual que el músculo biológico, los actuadores HASEL pueden reproducir la adaptabilidad del tentáculo de un pulpo, la velocidad de un colibrí y la fuerza de un elefante”

Christoph Keplinger

Director de la investigación

El tercer tipo es el que más se parece a los músculos biológicos, ya que se contrae en respuesta a la corriente eléctrica. El envoltorio que lo recubre está hecho del mismo material que las bolsas de patatas fritas en lugar de silicona, por lo que es más económico, y es capaz de contraerse más rápido que cualquier músculo humano. “Podemos construir estos dispositivos por un coste de unos diez centavos”, afirma Nicholas Kellaris, autor principal del artículo de Science Robotics, en el comunicado de la Universidad de Colorado. “Los materiales son de bajo coste, escalables y compatibles con las técnicas que se utilizan actualmente en la industria”, añade.

Hoy en día, los robots utilizan mayoritariamente piezas rígidas para moverse. Suelen ser útiles en trabajos arduos y repetitivos, pero no para tareas que requieran flexibilidad. Como alternativa, los científicos han empezado a desarrollar materiales blandos para robótica, aunque hasta ahora no habían logrado ninguno que respondiera con movimientos suficientemente rápidos y potentes para rivalizar con sus contrapartidas rígidas.

Los investigadores incorporaron uno de los tipos de músculo a un brazo robótico y lograron que hiciera la función de un bíceps

Los investigadores incorporaron uno de los tipos de músculo a un brazo robótico y lograron que hiciera la función de un bíceps (Keplinger Lab / University of Colorado Boulder)

“Para el futuro, imaginamos robots blandos que interaccionen con las personas para mejorar nuestra calidad de vida; por ejemplo, robots que nos ayuden en las tareas cotidianas en casa”, explica Eric Acome. “Los robots blandos también son ideales para moverse en entornos peligrosos como zonas catastróficas o edificios derrumbados –un robot blando podría escurrirse por espacios pequeños”, añade el investigador. En un futuro más lejano, agrega, “la robótica de materiales blandos podría proporcionar prótesis de extremidades mucho más realistas”.

Los investigadores ya han patentado los nuevos músculos artificiales y están negociando con empresas para continuar su desarrollo.

Para el futuro, imaginamos robots blandos que interaccionen con las personas para mejorar nuestra calidad de vida”

Aibo, el perro robot se agotó en preventa

Resultado de imagen de Aibo, el perro robot se agotó en preventa

Aibo es un adorable perrito que te hará compañía y con el que podrás jugar. Lo único que lo hace diferente es que es un robot.

¿Quién no quisiera tener un robot en casa? Y más aún si ese robot es un perro. ¡Todos aman a los perros! Y eso es justamente lo que es Aibo; el perro-robot que Sony lanzó en preventa el día de ayer 11 de enero. Por desgracia, se agotó de inmediato.

Se agotaron tres rondas de pedidos y los perros fueron entregados a sus nuevos dueños en una ceremonia en Sony Tokio. De esta forma, Sony marca su vuelta triunfal a la robótica doméstica.

Aibo, el perro-robot

Aibo tiene todo lo que podrías querer en una mascota. Te da afecto, aprende a entender nuevas palabras, órdenes y gestos gracias a la inteligencia artificial; misma que le permite responderte. Además, el perro robot creará su propia personalidad con base en su vida diaria.

Este asombroso robot cuesta 1,481 dólares. Sony ha confirmado que eventualmente será lanzado en todo el mundo. Así que ya sabes, ¡a ahorrar!

 

Honda presenta sus robots en CES

Honda explora la manera en que la robótica puede mejorar la vida humana mediante el concepto 3E: Empoderamiento, Empatía y Experiencia.

En lugar de presentar dispositivos autónomos que funcionan de manera independiente, Honda visualiza un futuro donde múltiples dispositivos robóticos funcionan juntos sistemáticamente para mejorar la vida humana. Por ello, sus cuatro nuevas demostraciones de robótica presentadas en el CES 2018 en Las Vegas están unidas bajo un solo estandarte: el concepto 3E.

206-lg-press-conference-ces-2018

3E se engloba con tres palabras: Empoderamiento, Experiencia y Empatía, las cuales Honda ve como las tres formas en que la robótica puede mejorar nuestra vida diaria.

Empoderamiento

El 3E-D18 es un vehículo todo terreno autónomo de trabajo basado en el chasis ATV de Honda, pero con un sistema de riel personalizable en lugar del asiento y el manubrio. El D18 hace uso de inteligencia artificial para moverse mientras sirve para una amplia gama de actividades. Cuenta con un motor eléctrico con tracción en las cuatro ruedas, corta distancia entre ejes ATV y llantas sin aire prácticamente indestructibles que deberían ayudarlo a superar obstáculos y llegar a lugares difíciles de alcanzar.

3e-d18-empower-4

 

el robot Sophia da sus primeros pasos Es el androide de apariencia más similar a la humana. Las dificultades para hacerlo caminar.

 

Video: el robot Sophia da sus primeros pasos

Sophia, el robot humanoide.

“Actualmente, con las prácticas de ingeniería mecánica, es un poco rígido, lo que significa que si un robot cae, tenemos que calcular cómo ceder y es muy fácil que los robots se rompan y cómo responder al caminar también es muy complicado”, amplía Hanson

A nivel realismo, Sophia es la personalidad robótica más avanzada y similar a la humana, creada con tecnología de avanzada e inteligencia artificial de de la firma Hanson Robotics. Ella lidera la gran misión de forjar máquinas inteligentes que despiertan la empatía humana y son capaces de aprender, enseñar, entretener y ayudar a resolver desafíos clave. Con más de 60 expresiones faciales diferentes, Sophia dio sus primeros pasos en el CES.

Con la cautela y dedicación de un niño que avanza, Sophia sigue caminando de cerca, observada por su creador, el fundador y CEO de Hanson Robotics, David Hanson. La adición de patas al bot realista es otra etapa en la que se sobrepasan los límites de la inteligencia artificial para Hanson y su equipo.

“Realmente aspiramos a que Sophia ayude a las personas en aplicaciones médicas, terapia, asistencia. Al darle un cuerpo eso significa que Sophia puede ayudar a aprender a trabajar con nosotros en fábricas y ayudarnos en el hogar”, dice Hanson.

Crean músculos para robots más potentes que los de los animales

  • Hechos de materiales flexibles y económicos, podrían revolucionar la forma de moverse de las máquinas
Crean músculos para robots más potentes que los de los animales
Los nuevos músculos artificiales son capaces de coger con delicadeza objetos tan frágiles como una frambuesa (Keplinger Lab / University of Colorado

Un equipo de investigadores de la Universidad de Colorado en Boulder ha inventado un nuevo tipo de músculos artificiales más potentes y resistentes que sus equivalentes biológicos. Según publican hoy en dos artículos en las revistas Science y Science Robotics , están fabricados con materiales muy económicos –su coste oscila entre los diez centavos y los tres dólares– y tienen el potencial para ser tan versátiles como los músculos de los animales, que pueden proporcionar desde la precisión milimétrica de las manos de un cirujano hasta la fuerza bruta de un caballo de tiro. Aplicados en robótica, podrían revolucionar la forma de moverse de los robots médicos e industriales y abrir la vía a nuevos tipos de prótesis más parecidas a las extremidades humanas.

Los nuevos dispositivos, que reciben el nombre de actuadores HASEL –los actuadores son piezas robóticas capaces de moverse– están formados por envoltorios flexibles de plástico o silicona rellenos de un aceite vegetal, por ejemplo de colza, y recubiertos de un hidrogel que conduce la electricidad. Al recibir una descarga el aceite, que es aislante eléctrico, se desplaza y provoca que el músculo se deforme, lo que genera la contracción.

Los nuevos músculos artificiales podrían revolucionar la forma de moverse de los robots médicos e industriales y abrir la vía a nuevos tipos de prótesis más parecidas a las extremidades humanas

Los actuadores HASEL (las siglas en inglés de “actuadores electrostáticos amplificados hidráulicamente capaces de autorrepararse”) pesan tan solo unos pocos gramos, pero pueden levantar garrafas de varios kilos sin romperse y aguantar esfuerzos que desgarrarían los músculos de los mamíferos. Además, la potencia de contracción se puede adaptar según el voltaje de la descarga eléctrica: también son capaces de coger con la mayor delicadeza objetos tan frágiles como un huevo o una frambuesa.

“Nos hemos inspirado en las asombrosas capacidades del músculo biológico”, declara Christoph Keplinger, director de la investigación, en un comunicado de la Universidad de Colorado. Nuestros músculos también se contraen en respuesta a un estímulo eléctrico, y la fuerza con la que lo hacen depende de la intensidad de la descarga. “Al igual que el músculo biológico, los actuadores HASEL pueden reproducir la adaptabilidad del tentáculo de un pulpo, la velocidad de un colibrí y la fuerza de un elefante”, remarca Keplinger.

Otra similitud con los músculos animales es que el propio material puede sentir cuán estirado o contraído está, lo que ayudará a controlar el movimiento cuando los investigadores apliquen los músculos a robots complejos, sin necesidad de sensores, explica por correo electrónico Eric Acome, autor principal del artículo de Science. Por otra parte, a diferencia de otros dispositivos robóticos basados en materiales sólidos, el aislante líquido de los nuevos músculos es capaz de regenerar sus capacidades inmediatamente después de sufrir una sobrecarga eléctrica.

El equipo de Keplinger ha desarrollado tres tipos de actuadores. El primero, con forma de donut, es útil para coger objetos, ya que la descarga eléctrica hace aumentar su grosor. Este prototipo es también el más resistente, ya que puede aguantar más de un millón de contracciones sin romperse. El segundo prototipo de músculo es una lámina rectangular que se estira al recibir voltaje. Los investigadores lo han acoplado a un brazo mecánico y han logrado que hiciera la función de un bíceps.

Al igual que el músculo biológico, los actuadores HASEL pueden reproducir la adaptabilidad del tentáculo de un pulpo, la velocidad de un colibrí y la fuerza de un elefante”

Christoph Keplinger

Director de la investigación

El tercer tipo es el que más se parece a los músculos biológicos, ya que se contrae en respuesta a la corriente eléctrica. El envoltorio que lo recubre está hecho del mismo material que las bolsas de patatas fritas en lugar de silicona, por lo que es más económico, y es capaz de contraerse más rápido que cualquier músculo humano. “Podemos construir estos dispositivos por un coste de unos diez centavos”, afirma Nicholas Kellaris, autor principal del artículo de Science Robotics, en el comunicado de la Universidad de Colorado. “Los materiales son de bajo coste, escalables y compatibles con las técnicas que se utilizan actualmente en la industria”, añade.

Hoy en día, los robots utilizan mayoritariamente piezas rígidas para moverse. Suelen ser útiles en trabajos arduos y repetitivos, pero no para tareas que requieran flexibilidad. Como alternativa, los científicos han empezado a desarrollar materiales blandos para robótica, aunque hasta ahora no habían logrado ninguno que respondiera con movimientos suficientemente rápidos y potentes para rivalizar con sus contrapartidas rígidas.

Los investigadores incorporaron uno de los tipos de músculo a un brazo robótico y lograron que hiciera la función de un bíceps

Los investigadores incorporaron uno de los tipos de músculo a un brazo robótico y lograron que hiciera la función de un bíceps (Keplinger Lab / University of Colorado Boulder)

“Para el futuro, imaginamos robots blandos que interaccionen con las personas para mejorar nuestra calidad de vida; por ejemplo, robots que nos ayuden en las tareas cotidianas en casa”, explica Eric Acome. “Los robots blandos también son ideales para moverse en entornos peligrosos como zonas catastróficas o edificios derrumbados –un robot blando podría escurrirse por espacios pequeños”, añade el investigador. En un futuro más lejano, agrega, “la robótica de materiales blandos podría proporcionar prótesis de extremidades mucho más realistas”.

Los investigadores ya han patentado los nuevos músculos artificiales y están negociando con empresas para continuar su desarrollo.

Para el futuro, imaginamos robots blandos que interaccionen con las personas para mejorar nuestra calidad de vida”

2017: el progreso de la inteligencia artificial y la robótica este año

El año que se fue estuvo lleno de avances científicos. Descubrimos la existencia de las estrellas de neutrones, encontramos más exoplanetas, aprendimos más sobre la edición genética, encontramos los restos más antiguos del Homo sapiens, detectamos un visitante de otro sistema estelar, entre otros.


Atlas es uno de los modelos de robot más emblemáticos de Boston Dynamics
Boston Dynamics

Sin embargo, también ha sido un año de impresionantes avances tecnológicos con Inteligencia Artificial (IA). Especialmente en los campos de redes neuronales, aprendizaje automático y robótica. En esta ocasión te invitamos a recordar las noticias más importantes sobre el progreso en estas áreas:

Algoritmos que desafían humanos

Sin duda el primer lugar en este recuento se lo lleva el laboratorio de IA DeepMind de Google en el Reino Unido. El equipo de DeepMind desarrolló AlphaGo Zero, un software de IA que no solo era una versión mejorada del programa que le ganó a Lee Sedol en el juego de Go, sino que “aprendió” a jugar desde cero y en tan solo unos días. 

El juego Go es uno de los más antiguos y complejos del mundo / Flickr

El éxito de DeepMind es notable porque, a diferencia de muchos juegos de mesa con reglas fijas, el milenario juego chino es bastante abstracto. El número de combinaciones válidas en el juego es más grande que la cantidad de átomos en el universo observable. Dentro del mismo campo de los juegos, otra IA que dio una sorpresa fue la que desarrolló OpenAI (la empresa de Elon Musk encargada de velar por el desarrollo ético de la IA) y que ganó en una partida de DotA al campeón mundial de dicho videojuego.

El laboratorio de Google también ha realizado enormes progresos en la solución de problemas informáticos más básicos. Por ejemplo, le enseñó a una red neuronal a relacionar objetos con una imagen y un sonido desde cero, es decir, sin una base de datos de entrenamiento que contenga miles de imágenes y sonidos de un mismo objeto. El software hizo esto a través de un algoritmo de aprendizaje por refuerzo, en pocas palabras, como lo haría cualquier ser vivo.

En el 2017 también se realizaron mejoras a los algoritmos para el procesamiento de imágenes. Por ejemplo, los desarrolladores de pix2pix han presentado un programa que puede transformar un boceto de un rostro humano en un aterrador dibujo fotorrealista. El programa se basa en la generación de redes adversas las cuales consisten de dos sistemas en competencia, donde el primero crea el producto, y el segundo, lo compara con la muestra.

Fray de Futurama hubiera preferido que no le hagan eso / Pix2pix

Robots para todos los gustos

El 2017 pasado también fue el año de los autómatas. La empresa con los avances más llamativos ha sido, nuevamente, Boston Dynamics. La división de Google especializada en robótica presentó un robot que podía dar saltos hacia atrás y moverse de una plataforma hacia otra sobre ruedas. Un éxito en diseño.

Handle es otro de los robots con los que Boston Dynamics prueba sus algoritmos de estabilidad / Boston Dynamics

Por otro lado, robots especializados en agricultura hicieron su aparición, por ejemplo, sembrando y cosechando una hectárea de cebada en EE.UU. Así mismo, la empresa japonesa Yamaha presentó el YMR-10, un drone agrícola para rociar productos químicos, y una empresa estadounidense adaptó la tecnología de visión por computadora para controlar cultivos y pudieron calcular con precisión (93%) la población de plantas en una plantación de algodón.

El año que pasó también hizo que el mundo de un paso más cerca al deporte del futuro: a mediados de octubre, el primer duelo de robots humanoides de combate tuvo lugar en Japón. El robot japonés Kuratas luchó con el robot estadounidense MegaBot Mk.III y sufrió una aplastante derrota. A pesar de que el duelo duró unos cuantos minutos, el espectáculo resultó bastante impresionante.

 

Científicos de Tokio crean el robot humanoide más avanzado hasta ahora

Un grupo de científicos de la Universidad de Tokio crean los robots humanoides más avanzados hasta el momento. El grupo de científicos asegura que está tecnología podría ayudar para auxiliar a soldados del ejercito de Japón, así como para experimentos que ayuden a comprender más el funcionamiento del cuerpo humano ante situaciones de riesgo.

Ciudad de México, 23 de diciembre (RT/SinEmbargo).- Un equipo de científicos de la Universidad de Tokio ha creado el que parece ser el mejor robot humanoide hasta el momento. Los ‘padres’ de Kenshiro y Kengoro —así se llaman los dos innovadores robots humanoides— han publicado un artículo en ‘Science Robotics’ en el que explican detalladamente su funcionamiento. El objetivo de estos robots es parecerse lo máximo posible a los seres humanos, informa el portal Tech Xplore.

A medida que la robótica avanza, cada vez se elaboran robots más complejos y con funciones más diversas. Por ejemplo, algunos se diseñan para llevar provisiones a soldados. Pero la finalidad de los robots humanoides es imitar, con la mayor precisión posible, todo aquello que los seres humanos podemos hacer. Para lograrlo, los investigadores japoneses tratan de dotar a este tipo de robots de las piezas articulatorias necesarias para que puedan emular el movimiento humano.

Kengoro es el más avanzado de los dos robots. Es capaz de hacer flexiones, abdominales, flexionar la espalda e incluso golpear un volante de bádminton. Sus creadores también han conseguido que el robot en cuestión, mediante una imitación del sistema muscular, sude. No obstante, la ‘máquina humana’ posee algunas aberturas para que el vapor pueda salir de la estructura metálica sin que ésta se sobrecaliente.

El objetivo que tienen en mente los científicos es continuar perfeccionando los robots humanoides para obtener el resultado más perfecto posible, es decir, robots que puedan moverse como lo hace cualquier persona. Los investigadores aseguran que este tipo de robots podrán ofrecernos pruebas de enorme utilidad para entender cómo reacciona el cuerpo humano en ciertas situaciones, por ejemplo, en los accidentes de coche.

Un robot Lego creado con el cerebro de una hormiga

Los robots cíborgs están cada vez más cerca de ser una gran innovación en el ámbito de la tecnología y la ciencia, puesto que, han sido capaz de crear un cíborg con el cerebro de una hormiga, o más bien con la simulación de su cerebro basado en software.

Hace ya varios años un proyecto llamado Open Source, consiguió simular el cerebro de una hormiga a nivel de software con sus conexiones e interacciones entre sus 302 neuronas.

Un cíborg virtual con el cerebro de una hormiga

Pero, al ser un cerebro bastante limitado es más fácil reproducirlo de forma virtual. Ahora la ciencia ha ido un paso más allá, colocando el cerebro virtual de la hormiga llamada elegans en un robot Lego.

“Se afirma que el robot se comportó de forma similar a la observada de elegans. La estimulación de la nariz detuvo el movimiento hacia adelante. Tocar los sensores táctiles anterior y posterior hizo que el robot avanzara y retrocediera en consecuencia. Estimular el sensor de alimentos hizo que el robot avanzar”

La posibilidad de reproducir la forma de funcionar de un animal mediante una réplica exacta de su cerebro abre muchas posibilidades en robótica, como por ejemplo la fabricación de droides que se comporten de forma mucho más inteligente para realizar determinadas tareas. Sería una versión animal de la inteligencia artificial, con todos sus aspectos positivos y negativos.

Simular a nivel de software las conexiones

El próximo reto de la neurorobótica es igualar el cerebro humano para tratar de crear una forma de vida completamente virtual. Si esto es recomendable o no, está aún por demostrar.

Por supuesto, la simulación del cerebro todavía no es exacta. Por un lado, los investigadores tuvieron que resolver el proceso que desencadena una neurona.

Sin embargo, el hecho de que este robot se pueda mover, pueda detenerse antes de toparse con algo y revertir usando nada más que una red de conexiones que imitan el cerebro de una hormiga, es bastante increíble.

Regalos para niños Navidad 2017: 33 juguetes y juegos de ciencia y tecnología

Regalar tecnología a un niño o niña por Navidad es algo en lo que piensan muchos padres en estas fechas. Con las precauciones lógicas de que no todo lo que se vende como tecnológico les hace apasionarse por la tecnología y la ciencia, os proponemos 33 regalos y juguetes de ciencia y tecnología para niños con los que ayudarles a desarrollar la creatividad, la lógica y la capacidad y habilidad para resolver problemas.

Los mejores robots para niños

 

Saber programar  va a ser esencial en el futuro más cercano. Y aprender a aprender, una de las competencias más importantes para adaptarse a un futuro donde probablemente no se tenga la misma ocupación toda la vida. Empezar desde pequeño es más fácil y divertido con ayuda de la robótica, juguetes y todo un ecosistema maker a nuestro alcance.

Con corazón Arduino, el robot Mbot de MakeBlock admite ampliar con componentes y sensores sus posibilidades de forma casi infinita. Es seguro y fácil de montar. El reto está en la programación de los diferentes sensores y módulos con lenguaje basado en bloques. A partir de 0 años ya podemos empezar con los módulos más sencillos. Cuesta 89 euros.

Mbot

De los numerosos kits de Littlebits, el dedicado a los gadgets nos parece el más interesante. Viene con 15 bloques electrónicos, manual de instrucciones y todo lo necesario para realizar gadgets y productos por ellos mismos. Es uno de los kits más caros pero completos: 211 euros.

Gizmos And Gadgets

Imagina que tocando un plátano, un niño/a pueda hacer sonar una nota musical concreta. Esa interacción entre programación por bloques con Scratch y el mundo físico es lo que propone la placa Makey Makey. Es segura, cuenta con sistema de pinzas para facilitar la conexión y literamente cualquier objeto físico podemos usarlo como mando de un juego que ellos mismo creen en Scratch. Cuesta 55 euros en Robótica y viene con numerosos recursos, aunque lo mejor está online y en su amplia comunidad.

Makey Makey

Cuando los más pequeños se quedan fascinados por los bloques de construcción de Lego, les apasiona ese mundo pero quieren más, es hora de pasar a la acción y programar sus propios elementos, robots, vehículos e instalaciones. Con Lego Boost, de lo último en llegar de Lego, tienen más 840 elementos LEGO para ampliar nuestra colección y por supuesto un concentrador Move Hub, un motor interacivo y sensores de color y distancia. Cuesta 139 euros y es adecuado para niños a partir de 7 años.

Lego Boost

Uno de los fabricantes de impresoras 3D más destacados del mundo y responsable de una sección educativa muy activa, con contenidos y materiales, BQ, ofrece en su catálogo una impresora adecuada para que la manejen y aprendan a usar los niños y niñas. La BQ Witbox Go es muy compacta, segura (viene ya montada y sin partes externas) y con la gran novedad de funcionar bajo Android, por lo que podemos controlarla y enviar piezas para imprimir incluso desde un smartphone. Cuesta 699 euros.

BQ Witbox Go

La bola Sphero SPRK+ es un juguete electrónico con el que los más pequeños de la cada pueden divertirse usándola a modo de vehículo teledirigido por medio de un smartphone, pero dobla utilidad siendo un elemento para aprender sobre programación y robótica usando aplicaciones de bloques. Esta versión también es la más indicada para niños por su resistencia a los golpes y la posibilidad de usarla en el agua. Su precio es de 149 euros.

Sphero

Dash&Dot son dos simpáticos robots programables que nos parecieron los más completos del mercado en la actualidad gracias a sus múltiples posibilidades, accesorios y sobre todo, sus aplicaciones, que van desde la básica para controlar su movimiento y apariencia, hasta programar de forma compleja tras un paso intermedio por misiones donde los más pequeños van introduciéndose en la programación visual. Para empezar recomendamos comprar solo a Dash, que sale por 150 euros.

Dash programacion niños

Con el apoyo en la parte educativa de la editorial Edelvives, el robot NEXT es un simpático juguete que en su versión 2.0 pueden usar niños a partir de 5 años, y con el que aprenden programación de manera visual y práctica. Con un tapete que hace las veces de base, este robot ejecuta las instrucciones (movimiento, sonidos …) que se le indican gracias a una aplicación para tablet y smartphone. No es precisamente barato: 165 euros.

Next20

Juguetes científicos para hacer experimentos

Buki tiene un juego barato, sencillo y seguro con el que aprender sobre electricidad realizando experimentos y circuitos básicos. Cuesta 19 euros y con él podremos realizar hasta 22 pruebas sin necesidad de más herramientas. A partir de 8 años.

Buki juego electricidad

Otra opción muy asequible, solo 10 euros, para iniciar a los más pequeños en experimentos con electricidad de forma segura es el kit Virhuck W-35. Son más de 30 proyectos guiados para usar LEDs, motores, pulsadores o baterías.

Kit electricidad

La química y realizar experimentos gusta a muchos niños y niñas. Buki tiene un juego de química con 150 experimentos y pruebas que podemos realizar con productos cotidianos como la sal, nada de producto químicos como tal. El juego, recomendado a partir de 8 años, incluye manual e muchos instrumentos para realizar esas pruebas. Cuesta 29,90 euros.

Química juego

Si mezclar productos y ver las reacciones diversas atrae a lo más pequeños, que haya explosiones de por medio todavía más. Science4you tiene un kit para pequeños aventureros a partir de 8 años que usa las explosiones como hilo conductor de la construcción del aprendizaje y el entretenimiento alrededor de la ciencia. Los 28 experimentos se desarrollan completamente con ayuda de un libro educativo con 36 páginas, y de regalo, entradas para museos de ciencia. Su precio es de 19 euros.

Ciencia explosiva

Si en vez de comprar kits queremos que los niños aprendar a realizar pruebas científicas pero con productos y elementos que encontramos en casa, os proponemos un libro: Experimentos Divertidos Para Niños. Cuesta menos de 8 euros y contienen sencillos experimentos para hacer desde los 4 años usando solo materiales que podemos reciclar.

Libro experiementos

A medio camino entre manualidad y ciencia está el Planetarium 4M. Recomendado para niños a partir de 7 años por incluir piezas pequeñas, el objetivo es aprender sobre el sistema solar y los movimientos de rotación y traslación de los planetas montando nuestro propio planetario. Cada planeta además debe ser pintado a mano. Todo lo necesario va incluido en el juego, que cuesta solo 11 euros.

Planetario para montar

Otro kit recomendado por su amplitud de experimentos es el Set de ciencia para peques. Podemos usarlo a partir de 5 años, y contiene hasta 90 experimentos que se van desarrollando por medio de juegos con los que fomentar la curiosidad de los niños. Viene con DVD con las explicaciones e instrucciones. Cuesta 36 euros.

Videojuegos recomendados para niños

El fenónemo Minecraft no tiene fin. Disponible en múltiples plataformas y hasta con unaa versión educativa, este juego es un mundo de posibilidades infinitas a la hora de construir objetos, estancias, explorar, descubrir y, en nivel avanzado, diseñar hasta máquinas autónomas. Para consolas de nueva generación cuesta alrededor de los 15 euros.

Minecraft

Ser creativo también es posible en un videojuego de plataformas. Para que superar niveles o evitar caer ante los rivales no se convierta en rutina, Mario Maker para Wii U propone usar escenarios y niveles construidos por otros jugadores o mejor, que el niño/a se construya los suyos propios para usarlos posteriormente. Cuesta 39 euros.

Mario Builder

Aprovechando el tirón de Minecraft, el gran dueño de los sueños de construcción de los niños y niñas, LEGO, sacó su propio mundo para explorar y construir. Lego World sigue la mecánica del juego de Microsoft pero con los bloques más conocidos del mundo. Para PC cuesta 30 euros, pero está también disponible para consolas a partir de 25 euros.

Qow3ckpvzddxmiv9bbwn

Por posibilidades de ser una portátil o una sobremesa, pero ante todo por su catálogo bien cargado de títulos adecuados para los más pequeños, la consola Nintendo Switch estará en la carta a los Reyes Magos o Papá Noel de muchos niños. Ideal si viene en algún pack con Mario, ya sea el fnatástico Odissey o con los siempre divertidos coches de carreras de kart. Cuesta 373 euros con juego.

Nintendo Switch

Si ya tenemos consola de nueva generación, Knack 2 es un buen título para adentrarse en la combinación de combates, plataformas y puzzles a los que podemos jugar con ellos, tanto acompañándolos como en modo colaborativo. Está recomendado a partir de 7 años, es una exclusiva para PS4 de Sony y cuesta 35 euros.

Knack 2

También para PS4 recomendamos ABZÛ. Esta aventura submarina es PEGI 7 pero con un sistema de control muy sencillo y el objetivo de explorar las profundidades de los océanos de forma tranquila y sin peligros reales, no hay problema en que un niño de menos edad, a partir de 4 años pero siempre acompañado, pueda convertirse en submarinista. Además es relativamente asequible: 19,90 euros.

ABzu

La gran obra del estudio español Tequila Works es Rime, otro juego recomendado para jugar con niños. En este título no hay diálogos ni texto, lo que permite incluso que lo disfruten quienes no saben todavía leer. Basta con fijarse bien en los detalles para explorar un mundo mágico y bello que, a lo largo de unas 6-8 horas, nos irá desvelando el por qué de ese viaje a través de puzles. Cuesta 35 euros para Xbox One, aunque podemos comprarlo para PS4, Switch o PC.

Rime Xbox One

Ordenadores infantiles, tablets y accesorios para regalar

Probablemente un tablet sea una de esas peticiones que los padres no saben si satisfacer o no. Con supervisión, bien configurado y aplicaciones/juegos adecuadas para cada tramo de edad, el tablet es un dispositivo educativo y de entretenimiento de primer nivel. A partir de 2/3 años ya podrían empezar a usarlo y no tiene por qué ser una inversión muy cara. El modelo de Amazon más básico, el Fire con pantalla de 7 pulgadas, tiene un precio de 70 euros.

Fire

Si ya tenemos un iPad por casa, los accesorios de PlayOsmo son fantásticos para unir mundo físico y tablet. Hay diferentes packs, desde los destinados a empezar a programar (Coding, sale por 72 euros) hasta los que nos enseñan a leer o realizar cálculos (56 euros).

osmo coding

¿Y si con ayuda de la tecnología potenciamos la lectura entre los niños? El libro electrónico puede ser una buena manera. La opción que escogemos este 2017 es el Kobo Aura One 7,8, con tienda integrada, sistema opertativo completo pero fácil de usar, admite guardar lecturas de Internet y, lo más importante, un tamaño de pantalla pensado para que la lectura resulte cómoda y no solo portátil. Cuesta 229 euros. Si queremos algo más económico pero también pequeño, el PaperWhite es la mejor opción en relación calidad/precio con sus 129 euros.

Kobo

Que los más pequeños tengan un ordenador, ya sea un Chromebook básico que sale por 199 euros, o uno más sencillo, nos abre un abanico enorme de posibilidades. Mejor que los ordenadores de juguete son los de tipo modular como una Raspberry Pi (35 euros) con la que montar un PC completo por menos de 100 euros, y aprovechar todo el contenido y recursos de Internet o de distros gratuitas y preparadas para que usen los niños, incluyendo un sistema operativo adaptado y aplicaciones para aprender a programar, jugar en Minecraft o tareas multimedia y de ofimática, todo con software libre.

Kano

La opción que invita a contruir tu propio PC pero de forma guiada, Kano, sale por 199 euros.

Juegos de mesa para aprender programación

Los juegos de mesa que hacen pensar, interesarse por el mundo que los rodea y construir, aunque no requieran de baterías ni cargarlos, son una opción muy interesante para estas fechas.

Code Master es el segundo juego de mesa de ThinkFun relacionado con la programación para niños. Está indicado para una edad a partir de 8 años e introduce conceptos de programación sin necesidad de tener un ordenador delante. A los más pequeños les encanta. Cuesta 25 euros.

Code Master

Si pretendemos iniciar en la programación a niños más pequeños, a partir de 4 años, Robot Turtles usa una estructura y dinámica muy sencilla basada en juegos de mesa clásicos con casillas por donde desplazar a una tortuga siguiendo las instrucciones que le damos con tarjetas basadas en instrucciones de programación. El juego puede adaptarse por dificultad de los elementos y obstáculos desde los 4 hasta más o menos los 8 años. Cuesta 42 euros.

Robot Tutles

A partir de seis años los más pequeños de la casa pueden empezar a disfrutar de un juego de mesa clásico como El Laberinto Mágico. Con él ejercitan principalmente la memoria haciendo uso de imanes pra encontrar la salida de un laberinto que ellos mismos pueden configurar. Cuesta 27 euros en Zacatrus.

Cl0a2336 1

Otro juego muy adecuado para iniciar a los niños en el mundo de la programación es el Code & Go. En este caso sí que se necesitan pilas para el ratón, pero la idea es el de un juego de mesa que introduce al niño en habilidades de codificación por medio de 10 tarjetas de actividad y 30 de codificación para ir superando las pruebas. Cuesta 53 euros en Amazon.

Ratón Go and Code

Si deseamos un sistema de juego también destinado a que los más pequeños aprendan programación, en este caso basándose en bloques para programación en Logo, pero que sea muy modulable y ampliable, la elección más completa es Cubetto. Es cara, 219 euros, pero la calidad del material y extras disponible bien lo merecen. Cuenta además con el “sello” Montessori.

Cubetto