En las residencias de ancianos de Japón son los robots los que aspiran a un puesto de trabajo

Healthcare

Una de las consecuencias de que la población de un país envejezca, con una media de edad más alta y cada vez más ancianos, es que se dispara la necesidad de profesionales sanitarios. En Japón, en la actualidad, poseen más de 2 millones de profesionales que se dedican a la atención geriátrica y calculan que, en 2025, las necesidades se acrecentarán y este número se duplicará hasta llegar a los 4 millones.

¿Cómo afrontar esta alta demanda de trabajadores cualificados? En Japón no quieren depender de trabajadores que vengan de fuera y por eso están decididos a crear robots que puedan hacerse cargo de algunas tareas. Por ello, desde 2013 Gobierno japonés está proporcionando ayudas económicas a las empresas con el fin de desarrollar este tipo de máquinas. La idea es que estén listas en 2016 y que cada unidad cueste 1.000 dólares, aunque se podrán alquilar a un precio inferior.

¿Qué tipo de tareas realizarían estos robots? Pues las más sencillas que hoy en día llevan a cabo los trabajadores especializados en geriatría. Por ejemplo, trasladar a un paciente hasta el baño, ayudar al paciente a caminar, monitorizar el estado de cada paciente e incluso controlar que estos se tomen sus medicinas a la hora y en las cantidades correctas.

Los robots no sustituirán a un médico o cirujano, pero la idea es proporcionar más independencia, por ejemplo, a los pacientes de poca movilidad

En Japón llevan tiempo ofreciendo ayudas para la producción de robots en el ámbito sanitario, pero desde 2013 están insistiendo en que la investigación consiga desarrollar robots de bajo coste que ayuden al cuidado de los enfermos, tanto en el hospital como en sus casas. En total, se estima que las ayudas cubran entre la mitad y dos tercios de la investigación y desarrollo, que podría llegar a los 20 millones de dólares.

Ayuda a caminar, a levantarse y ¿a comunicarse?

Ayuda A Caminar

 

Algunos de los primeros resultados de estos desarrollos por parte de las empresas pudimos verlos a finales de 2014 en una exhibición organizada por el Ministerio de Economía nipón. Cyberdyne Inc., por ejemplo, es uno de los más conocidos y tiene un sistema mecánico conocido como Hybrid Assistive Limb que ayuda a caminar a la gente con movilidad reducida. Gracias a las ayudas del Gobierno, puede adquirirse uno por 1.780 dólares. También de la misma empresa, existe un brazalete para la muñeca que ayuda a levantar peso.

Pero, además de las necesidades motoras, robots como Paro quieren ayudar a los pacientes con demencia y, de hecho, se están utilizando fuera de Japón. Tienen forma de bebé foca y viene equipado con inteligencia artificial, de forma que puede aprender y recordar cosas. En este caso estamos hablando de un robot que casi tiene una década de antigüedad, pero que ha ido mejorando y desde hace relativamente poco se utiliza con fines terapéuticos.

Cuidados humanos… ¿o robóticos?

En cualquier caso, esto no significa que la población quiera este tipo de asistentes robóticos como sustitutos de los tradicionales enfermeros y especialistas geriátricos .Cuando hace unos años Japón intentó instaurar máquinas Tmsuk, robots guía, en los hospitales, los pacientes lo recibieron con rechazo y se canceló el programa piloto. “Queremos que sean seres humanos los que se ocupan de nosotros, no las máquinas”, decía uno de ellos.

Vía | Meneame, The Speaker

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s