El robot que practica parkour, cada vez más ágil

Imagínalo con dos metros de altura e inteligencia artificial…

La aventura de Salto comenzó en diciembre de 2016. Un grupo de investigadores de la Universidad de California en Berkeley creó un robot con la capacidad de dar impresionantes saltos a pesar de su tamaño, y repetirlos en una fracción de segundo. Aquella primera versión estaba limitada a un eje, sin embargo, el Salto-1P puede ajustar su dirección en el aire, saltar más alto, y más lejos. Por el momento es pequeño, y debe ser controlado en forma remota, pero la pregunta es: ¿Qué pasará cuando deje esas dos cosas atrás?

El mundo de la robótica dio un giro muy extraño luego de que Alphabet confirmara la venta de Boston Dynamics a SoftBank Group, una corporación japonesa dedicada principalmente a las telecomunicaciones. Aún no estamos seguros de cómo se va a desarrollar esa nueva relación, pero lo más probable es que los fabulosos robots de la compañía hayan encontrado un mejor hogar en tierra nipona. Por supuesto, eso no quiere decir que el desarrollo robótico se encuentre en crisis de este lado del mundo. Todo lo contrario: Hay muchas universidades y laboratorios allá afuera que continúan trabajando en sus prototipos, y así llegamos una vez más a la Universidad de California en Berkeley, que acaba de revelar un «upgrade» para su robot Salto, ahora conocido como Salto-1P.

La versión original del Salto-1P sólo podía saltar en un eje (atrás-adelante), y cualquier factor de desestabilización lo hacía caer de lado. El nuevo diseño mantiene su «cola» que ayuda en el balance, pero también incorpora dos pequeños motores que le permiten saltar hacia los lados, y cambiar ligeramente su dirección en el aire. Al mismo tiempo, una optimización adicional sobre su «posición en cuclillas» incrementó la altura máxima de su salto, todo esto con una pierna robótica de apenas 14.4 centímetros, y un peso total de 98 gramos. El hecho de pueda evitar obstáculos y que sus motores tengan un sonido similar pequeñas carcajadas cuando se mueve no nos deja muy tranquilos…

Sin embargo, el Salto-1P tiene un par de limitaciones. La primera de ellas es que no funciona de forma autónoma, por lo que debe ser controlado con un ordenador. Y la segunda es que la fuerza adicional de su salto quebró el mecanismo de la pierna en varias oportunidades, algo que podemos observar en el segundo vídeo. Su desarrollo continuará con mayor prioridad sobre obstáculos y terreno difícil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s